Pro-Ambi

martes, 5 de diciembre de 2017

" 2017 ENCUENTRO CON LA NATURALEZA"


Estudio: agricultores podrían incrementar su producción y contribuir a reducir hasta una gigatonelada métrica de emisiones de carbono





Nuevo estudio internacional demuestra cómo la remoción de carbono de la atmósfera a través de su captura por los suelos agrícolas podría resultar en una reducción anual de emisiones equivalente a sacar de circulación entre 20 y 40 por ciento de los autos en el mundo.

Un nuevo estudio presentado en la Cumbre del Clima de Bonn, COP23 — producido por un grupo internacional de científicos encabezados por la Academia China de Ciencias, The Nature Conservancy (TNC) y el Centro de Investigación Agrícola Tropical (CIAT), y publicado en Scientific Reports— ha revelado cómo la producción agrícola podría contribuir de manera significativa en el combate al cambio climático, asunto de suma relevancia que continuará en discusiones hacia la COP24.

 Científicos ya han establecido que la producción agrícola agota el carbono de los suelos a consecuencia del exceso de labranza (cavar o remover el suelo) y de fertilizantes químicos, los cuales se estima provocan entre 50 y 70 por ciento de la pérdida de las reservas de carbono en los suelos agrícolas a nivel mundial (Lal, 2004). Tomando en cuenta que los suelos agrícolas son capaces de secuestrar dióxido de carbono de la atmósfera cuando los agricultores utilizan prácticas sustentables —como uso mayor de estiércol, cosechas superficiales, cobertura vegetal, labranza de conservación, manejo de fertilización, así como soluciones climáticas naturales, como la agroforestería— el grupo internacional de científicos buscó establecer en qué regiones del mundo podría obtenerse la mayor captación de carbono a través de estas actividades.




 Utilizando un pequeño incremento de carbono en los suelos —expertos consideran que es asequible en casi todos los suelos cultivables— los científicos encontraron que un mejor manejo de los suelos para la agricultura podría contribuir a una reducción de emisiones anual de entre 0.9 y 1.85 mil millones de toneladas por año, equivalente casi al total de las emisiones de Brasil y Argentina, o la remoción de entre 215 y 400 millones de autos de circulación.

 Justin Adams, director ejecutivo global de Tierras de TNC, dijo que “las soluciones climáticas naturales son esenciales para enfrentar el cambio climático e invertir en nuestros suelos es una estrategia con enorme potencial no aprovechado —potencial que podríamos usar si comenzamos a pensar holísticamente sobre el tipo de acciones y políticas necesarias de arriba hacia abajo y del suelo hacia arriba. 

Si queremos satisfacer la creciente demanda de alimento, manteniendo la salud global y la biodiversidad, y abatir el cambio climático, entonces los suelos son nuestro aliado menos valorado”. El estudio encontró que la mayoría del carbono del suelo se encuentra almacenado en el hemisferio norte, siendo los países de Norteamérica, del norte de Europa y Rusia los que cuentan con mayores reservas de carbono orgánico en sus tierras cultivables.
 En contraste, grandes extensiones de tierras cultivables en la India, el Sahel en África, el norte de China y Australia, son bajas en carbono.

Aunque la capacidad de aumentar el carbono en los suelos depende en gran medida de su tipología y el medio ambiente, los principales países productores agrícolas mostraron un potencial significativo de captación de carbono. “La producción agrícola en América Latina es fundamental para su economía. De hecho, la región es considerada como la canasta alimentaria del planeta, ya que la mayor parte de su producción se exporta a países fuera de la región”, dijo Ginya Truitt Nakata, directora de Tierras para América Latina de TNC. 

“Entonces tenemos frente a nosotros un enorme potencial en términos de una contribución significativa a la mitigación global de los efectos del cambio climático a través de la captación de carbono, ya que la mayor parte de sus países son importantes productores agrícolas con grandes extensiones de tierras cultivables”.

 Adicionalmente, 7 países latinoamericanos se encuentran entre los 40 países con mayor presencia de carbono en sus tierras de cultivo:

 Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, Perú, Argentina y Guatemala. 

Los científicos también destacaron otros importantes beneficios del manejo sustentable de los suelos, incluyendo mayores cosechas por una mejor fertilidad de los suelos y mejor capacidad de retención de agua, los cuales también ayudan a que los agricultores se adapten mejor al cambio climático.

 En este sentido, se estima que la degradación de los suelos en América Latina alcanza alrededor de 70 por ciento, según la ONU, lo que implica que mejorar prácticas agrícolas puede ser un incentivo de política pública para maximizar los beneficios adicionales que aportan los suelos sanos.

 “Los suelos son la base de toda la producción de alimentos. Suelos más saludables almacenan más carbono y producen más alimentos. Invertir en un mejor manejo de suelos logrará que nuestros sistemas agrícolas sean más productivos y resilientes a futuros impactos y estreses”, aseguró Lou Verchot, director del Área de Investigación en Suelos y Paisajes para la Sostenibilidad (SoiLS), del CIAT. 

                       

 Países con mayor potencial de captación de carbono por producción agrícola comparado con autos fuera de circulación (escenario alto):


 País Capacidad de Captación de Carbono del Suelo (millones de toneladas / año) Equivalencia en autos fuera de circulación:


 Estados Unidos 256 55 millones
 India 213 46 millones
 China 134 29 millones 
 Rusia 129 28 millones
 Australia 74 16 millones
 Brasil 74 16 millones
 Canadá 55 12 millones
 México 43 9 millones
 Nigeria 41 9 millones
 Ucrania 35 8 millones
 Tailandia 34 7 millones
 Argentina 33 7 millones
 América Latina y el Caribe 192 41 millones 

                                            

 Análisis del Carbono Orgánico Disponible en Suelos Cultivables para América Latina y el Caribe

 (más representativos / escenario alto): País Capacidad de Captación de Carbono del Suelo (millones de toneladas / año) Área Cultivable (km2 )

 Brasil 73.79 679,540
 México 43.35 377,829
 Argentina 33.29 312,239
 Cuba 4.71 43,258 
 Paraguay 4.3 39,385
 Bolivia 4.18 36,986
 Uruguay 4.1 35,027
 Perú 3.83 37,083
 Venezuela 3.45 30,289 
 Colombia 3.23 30,359 
 Nicaragua 2.2 20,451
 Guatemala 2.11 20,205
 Ecuador 1.7 17,842
 Honduras 1.44 13,283 
 República Dominicana 1.23 10,708
 Chile 1.19 11,843 Haití 0.97 8,484 
 El Salvador 0.83 7,823 
 Panamá 0.76 6,962
 Guayana 0.46 4,181
 Costa Rica 0.45 4,269
 Jamaica 0.19 1,684
 Belice 0.16 1,397
 Puerto Rico 0.08 712
 Surinam 0.06 533
 Guyana Francesa 0.01 147

 Total 192.07 1,752,519

 El Financiamiento para este estudio fue otorgado por el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) y el Programa de Investigación de CGIAR sobre Agua, Tierra y Ecosistemas (WLE, por sus siglas en inglés), con apoyo adicional de The Nature Conservancy (TNC), y el Centro de
Estudios de Ecosistemas Montañosos (CMES), el Instituto Kunming de Botánica y el Programa Clave de Investigación de Ciencias Fronterizas de la Academia China de las Ciencias. 

El estudio completo en inglés está disponible en: www.nature.com/articles/s41598-017-15794-8. Para acceder a los datos y mapas, visite: http://ciat.cgiar.org/global-soil-carbon Explore más sobre cómo TNC trabaja para la conservación de tierras en América Latina, y globalmente, así como sobre sus soluciones climáticas naturales (#naturalclimatesolutions). ### Acerca de The Nature Conservancy: The Nature Conservancy (TNC) es una organización ambiental global dedicada a conservar las tierras y aguas de las cuales depende la vida.

 Guiados por la ciencia creamos soluciones innovadoras, con trabajo de campo, para enfrentar los retos más importantes de nuestro planeta y que la naturaleza y las personas puedan prosperar juntos. 




Combatimos el cambio climático, conservamos las tierras, aguas y océanos a una escala sin precedentes para que proporcionen alimento y agua de manera sustentable, y ayudamos a que las ciudades sean más sustentables. 

Trabajamos en 72 países con un enfoque de colaboración que involucra a las comunidades locales, los gobiernos, el sector privado y otros socios. Para conocer más, visite mundotnc.org o síganos en Twitter a través de @MundoTNC. Acerca de la Academia China de las Ciencias: La Academia China de las Ciencias (CAS, por sus siglas en inglés) es el organismo eje del impulso de China por explorar y aprovechar la alta tecnología y las ciencias naturales en beneficio de China y el mundo. Reuniendo una red integral de investigación y desarrollo, una sociedad estudiada con base en mérito y un sistema de educación superior, CAS reúne científicos e ingenieros de China y el mundo para atender problemas teóricos y aplicados, usando enfoques científicos y administrativos de clase mundial.

 Acerca del Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT): un centro de investigación de CGIAR, desarrolla tecnologías, métodos innovadores y conocimientos que permiten a los agricultores, especialmente a los de pequeña escala, lograr una agricultura eco-eficiente: competitiva y rentable, así como sostenible y resiliente. La agricultura eco-eficiente reduce el hambre y la pobreza, mejora la nutrición humana y ofrece soluciones a la degradación ambiental y el cambio climático en los trópicos. 
Con sede en Cali, Colombia, el CIAT conduce investigación para el desarrollo en regiones tropicales de América Latina, África y Asia. 



Gracias por tu amable tiempo 

viernes, 24 de noviembre de 2017

" 2017 ENCUENTRO CON LA NATURALEZA "


 El CIAT inaugura campo solar del tamaño de dos estadios

- El Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) inaugura  un piso solar para

autogeneración de energía con el que se suplirá el 20% del consumo energético de todo el Centro.
- El proyecto es impulsado por Celsia, empresa de energía de Grupo Argos, y ejecutado a través de Epsa.


- El uso de energía limpia forma parte de la Estrategia del CIAT de implementar la eco-eficiencia, no solo en sus investigaciones, sino también en su entorno laboral, para hacer el funcionamiento del Centro más amigable con el medio ambiente. 


Con el objetivo de reducir su huella ambiental y costos operacionales, el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT), le apuesta al uso de las tecnologías limpias. 
 El piso solar para autogeneración de energía que suplirá el 20% del consumo energético de todo el Centro.
En una superficie de 14.400 m2 se instalaron 2.820 módulos fotovoltaicos, con una capacidad de generación de 902.4 kilovatios, que permitirá reducir en un 12% la tarifa de energía convencional.
Este proyecto, impulsado por Celsia, empresa de energía de Grupo Argos, y ejecutado a través de la Empresa de Energía del Pacífico (Epsa), le generará grandes beneficios al CIAT: disfrutar de energía limpia, disminuir la huella de carbono y pagar un menor costo por la energía.
“La inauguración de este esperado proyecto nos brinda una gran oportunidad de promover la sostenibilidad en el uso de energía en nuestra propia casa. Esperamos en el futuro ampliar el programa ,y poder así cubrir una mayor parte de nuestras necesidades energéticas”, manifestó Rubén
Echeverría, director general del CIAT.
Las celdas fotovoltaicas, encargadas de convertir la luz en electricidad, están construidas con materiales de primera y segunda generación, lo que le permite al sistema tolerar altas temperaturas y condiciones de cielo nublado. Además de reducir el costo de la energía eléctrica que actualmente compra el Centro, uno de los principales beneficios de este proyecto es que la infraestructura que genera esta energía limpia y sostenible después de cumplir su vida útil, estimada de 25 a 30 años, será sometida a un proceso de recuperación en el que se reciclarán sus materiales.
“Con el desarrollo de este proyecto, el CIAT evitará la emisión de 501 toneladas anuales de CO2, que equivalen a sembrar 1.790 árboles en 20 años o reforestar 3 hectáreas”, dio a conocer Luis Felipe Vélez, líder comercial de Celsia.
De acuerdo con Vélez, la compañía Celsia es la que hace la inversión, se encarga de la operación y mantenimiento y el CIAT paga por kilovatio de energía consumida una tarifa pactada, más baja que la tarifa convencional, durante un periodo acordado.
El uso de energía limpia forma parte de la Estrategia del CIAT de implementar la eco-eficiencia, no solo en sus investigaciones, sino también en su entorno laboral para hacer el funcionamiento del Centro más amigable con el medio ambiente y acercarse a la meta de ser una organización carbono neutral.

Gracias por su amable visita a nuestras páginas. 






miércoles, 1 de noviembre de 2017

"2017 ENCUENTRO CON LA NATURALEZA"




  NOVIEMBRE 1 2017

Durante 2017, hemos estado celebrando el 50 Aniversario del CIAT y reunido a nuestros socios, donantes y gente detrás de los logros del CIAT, entretanto reflexionamos sobre el futuro de la alimentación y la agricultura.

Tras las celebraciones regionales en:
 Hanói, Vietnam, del 3 al 4 de abril; en Nairobi, Kenia, el 29 de mayo; y en Managua, Nicaragua, el 28 de septiembre, el CIAT se complace en anunciar las próximas celebraciones en su sede principal en Cali, Colombia, del 8 al 9 de noviembre.


lunes, 16 de octubre de 2017

" 2017 ENCUENTRO CON LA NATURALEZA "




SEMILLAS DEL FUTURO :

COLOMBIA , EPICENTRO DE LA AGROBIODIVERSIDAD 


Colombia es uno de los países que albergan el mayor indice de biodiversidad del planeta convirtiéndose el el hogar ideal para salvaguardar la mayor concentración de diversidad de cultivos en Sur  America.  
El  Valle del Cauca , una región de excepcional belleza y abundancia de recursos, es uno de los lugares màs atractivos del país. 


El Valle del Cauca alberga entre el 25%  y 50%  de las especies de fauna y el 11% de las especies de flora  del paìs .





La agricultura y el turismos son dos de los motores econòmicos de la región .



En el marco de los cincuenta años del CIAT se esta adelantando una iniciativa para contribuir con el desarrollo de la agricultura a través de un nuevo y emblemàtico centro para la biodiversidad  .

Elnuevo banco de germoplasma servirà para:

- Aumentar la capacidad de concervaciòn y    
  distribuciòn de las colecciones. 

-Identificar cualidades nutricionales y de     resiliencia al cambio climático de las   diferentes  variedades , para contribuir a la   seguridad alimentaria y nutricional a nivel      mundial. 

- Sensibilizar sobre la importancia de la conservación de la biodiversidad, para fomentar el espíritu científico en las nuevas generaciones de Colombia y el mundo.



 



SEMILLAS DEL FUTURO


EL CIAT conserva màs de 67.000 muestras individuales que integran las colecciones de frijol y yuca màs grande del mundo , asì como la colección de forrajes tropicales para la producción pecuaria , muchas de las cuales ya no es posible encontrar en los campos de los agricultores  ni en la naturaleza. 


Para consolidad la iniciativa SEMILLAS DEL FUTURO , y contribuir a la importante tarea de conservar la biodiversidad del mundo , se requiere una inversiòn total de 15 millones de dòlares.   



El diseño emblemático de la nueva iniciativa transmitirà la importancia de la conservaciòn del medio ambiente. 



- Herramientas didácticas e interactivas que permitan  a los visitantes apreciar y entender mejor el trabajo y el significado de la conservaciòn de la diversidad genética del frijol, yuca y forrajes tropicales , y a sus parientes silvestres.  



Distribución de copias de las colecciones atravez de semillas fisìcas , como de archivos digitales de las secuencias de genomas , que guardan plenamente la diversidad genètica y permiten al CIAT compartir información de manera global, e impulsar la ciencia e innovaciòn .  


Reinterando aasì el compromiso profundo con la sostenibilidad ambiental .





Gracias por tu amable visita a nuestra pagina. 



lunes, 2 de octubre de 2017

"2017 ENCUENTRO CON LA NATURALEZA "





Por Rubén Echeverría, Director General

Pude ver el enorme impacto de la Revolución Verde a medida que se desarrollaba, las vidas que salvó, los millones de personas que libró del hambre y las que ayudó a salir de la pobreza.

Sin embargo, también presencié los nuevos desafíos en tanto empezaron a surgir. Actualmente, el 40% de la tierra se encuentra gravemente degradada, cientos de millones de personas tienen abundancia de calorías pero padecen por causa de una mala nutrición, servicios ecosistémicos vitales son subestimados y se encuentran en riesgo y, por supuesto, el cambio climático amenaza con desestabilizar a muchas de las poblaciones más vulnerables del mundo.

Estas son problemáticas complejas que trascienden todas las disciplinas científicas. No obstante, considero que el CIAT nunca ha estado en una posición más sólida para ayudar a la comunidad mundial a enfrentarlas.

Después de todo, ahora contamos con una trayectoria de 50 años, que nos muestra claramente el camino hacia delante.
Esto debido a que en los 50 años desde que el CIAT fue establecido, la ciencia ha sido revolucionada por nuevas herramientas, técnicas y tecnologías. Algunas de ellas fueron desarrolladas por el CIAT mismo. Estos adelantos ayudan a la ciencia a mantener el ritmo de los desafíos.

Esto significa que, como institución, ahora podemos aspirar a impactos con los que antes solo podíamos soñar. Hasta hace poco era inconcebible emprender investigaciones para mejorar paisajes enteros, o empaquetar rápidamente múltiples rasgos en los cultivos a través de la edición de genes. Pronto la revolución de datos nos permitirá realizar fitomejoramiento in silico – usando tan solo computadoras e información de ADN. Esto nos ayudará a desarrollar de manera acelerada nuevas variedades de fríjol, arroz, yuca y forrajes tropicales que estén dirigidos a entornos, mercados y requerimientos nutricionales específicos. Los enfoques de big data (minería e inteligencia de datos) nos ayudarán a refinar y generar recomendaciones específicas por sitio para los agricultores acerca de qué y cuándo sembrar y cómo manejar mejor sus cultivos.

Muchos de estos avances estuvieron alguna vez en el ámbito de la ciencia ficción; hoy día son herramientas a nuestra disposición. Y ese es el poder de la ciencia pionera: empuja los límites del conocimiento; logra que lo inconcebible sea alcanzable.

Nuestros donantes, inversionistas y personal han hecho esto posible. Sus visiones de un mundo mejor han ayudado a mejorar las vidas de millones de personas durante los últimos 50 años. Lo mismo podemos decir de muchos gobiernos, universidades, organizaciones de investigación alrededor del mundo, que han compartido nuestra visión, convicción y optimismo. Nuestros éxitos son sus éxitos; nuestro impacto sus impactos.

En la actualidad, están surgiendo nuevas alianzas que nos ayudarán a construir sobre lo que ya hemos logrado. Los gobiernos y bancos de desarrollo cada vez más se nos acercan para ayudarles a idear estrategias para la producción agropecuaria sostenible adaptada al clima, dietas más saludables y sistemas alimentarios más sostenibles. Asimismo, estamos trabajando incluso más estrechamente con el sector privado para asegurar que los pequeños agricultores asuman roles activos en las cadenas de valor internacionales rentables para cultivos de alto valor como el café y el cacao, así como para productos pecuarios. Estos adelantos prometen más impactos de largo plazo y una relación calidad-costo mucho mejor para aquellos cuyas inversiones continúan impulsando nuestra labor de investigación.

No obstante, en tanto miramos hacia el futuro, hay algunas cosas que definitivamente no cambiarán. La agricultura continuará siendo uno de los motores más importantes de desarrollo económico y social sobre el planeta. Y eso significa que el CIAT continuará con su compromiso de producir investigaciones científicas de alta calidad que los formuladores de políticas puedan usar para mejorar la productividad, competitividad y rentabilidad de la agricultura. Significa que seguirá comprometido con la innovación y los impactos incluyentes, duraderos y de objetivos claros. Significa que seguiremos fortaleciendo nuestra red mundial de socios en África, Asia y América Latina y el Caribe, para acelerar el progreso y mejorar vidas – en especial con nuestros socios nacionales de investigación, para responder proactivamente a las amenazas y oportunidades que puedan surgir. Y, por supuesto, significa que continuaremos  demostrando el enorme potencial de nuestra investigación para ayudar a lograr la sostenibilidad alimentaria futura para todos.


Es por esto que estoy inmensamente orgulloso de mirar en retrospectiva cinco décadas del CIAT en este Informe Anual histórico, e igualmente entusiasmado de compartir mi emoción por las enormes oportunidades por venir. Después de todo, ahora contamos con una trayectoria de 50 años, que nos muestra claramente el camino hacia delante.

jueves, 14 de septiembre de 2017

" 2017 ENCUENTRO CON LA NATURALEZA "


CIAT en Retrospectiva



En 1967, la mayoría de la gente que padecía pobreza y hambre en los trópicos eran pequeños agricultores. Por lo tanto, incrementar la productividad de sus cultivos era el punto crítico de partida para la investigación del CIAT. Desde ese entonces, nos hemos preocupado por atender casi cada aspecto de la agricultura tropical: las variedades de los cultivos que siembran los agricultores, los sistemas de producción que manejan, los paisajes agrícolas que habitan, los mercados en los que participan y las políticas que influyen en sus opciones y decisiones.


 1

El CIAT proporciona gratuitamente materiales de yuca, fríjol y forrajes almacenados en su banco de germoplasma para propósitos de investigación, mejoramiento o capacitación para la alimentación y la agricultura bajo los términos del Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura (TIRFGAA), firmado en 2006.

2

Durante años, el CIAT ha distribuido: 37.390 accesiones (441.225 muestras) de germoplasma de fríjol a 105 países desde 1973. 6.492 accesiones (43.458 muestras) de germoplasma de yuca a 84 países desde 1979. 13.692 accesiones (90.624 muestras) de germoplasma de forrajes tropicales a 110 países  desde 1980.

3

Se han compartido más de 23.000 muestras de fríjol, yuca y forrajes tropicales con investigadores en el país anfitrión del CIAT, Colombia. A través del Tratado, el CIAT también ha recibido nuevas muestras de fríjoles silvestres para uso en su programa de mejoramiento de fríjol.

4

Los mejoradores de fríjol del CIAT han desarrollado variedades que contienen casi 60% más de hierro. También les han conferido un 50% más de zinc – dos nutrientes importantes para la salud humana. Estas variedades incluyen la BIO101 y la BIO107 – liberadas en el departamento de Santander en Colombia, en donde presentan buenos rendimientos y son de la forma, tamaño y color preferidos por los agricultores

5


Se ha demostrado que los fríjoles ricos en hierro liberados en Ruanda en 2012 revierten la deficiencia de hierro y la anemia en las mujeres jóvenes en tan solo cuatro meses y medio. La falta de hierro puede afectar el desarrollo cognitivo y físico en los niños. Fríjoles ricos en hierro también han sido liberados en Uganda, Colombia y Guatemala.  

6

La yuca rica en provitamina A desarrollada por el CIAT y el Instituto Internacional de Agricultura Tropical (IITA) como un aporte a la iniciativa HarvestPlus, ganadora del Premio   Mundial de la Alimentación, está ayudando a enfrentar la deficiencia de vitamina A, especialmente entre mujeres y niños en Nigeria, Uganda y la República Democrática del Congo. La deficiencia de vitamina A puede causar pérdida de la visión y ceguera, y afectar el sistema 

7


El CIAT brindó asistencia técnica e híbridos de pastos forrajeros a agricultores inscritos en la iniciativa de Ruanda “Una Vaca por Familia Pobre”, lanzada en 2006. Además de aumentar la producción de carne y leche, estos pastos ayudan a asegurar que los animales sobrevivan la temporada seca, cuando otras fuentes de alimentación escasean

8


El CIAT y sus socios han desarrollado fríjoles de cocción rápida (así como pasabocas de fríjol precocidos) para reducir la cantidad de tiempo y energía que los hogares, generalmente las mujeres, invierten preparando nutritivas comidas.

9

A finales de 2015, el CIAT envió nuevas variedades de fríjol blanquillo resilientes a la sequía a Etiopía, en donde el clima errático amenazaba los rendimientos. Más comúnmente usados en la producción de fríjoles horneados, se estima que el mercado de exportación de fríjol blanquillo del país supera los US$100 millones al año, generando ingresos para cerca de 3 millones de pequeños agricultores.

10


El fríjol voluble – el tipo que trepa estacas como una vid y es hasta tres veces más productivo que el fríjol arbustivo – está brindando una solución eco-eficiente para mejorar la nutrición de las familias agrícolas en lugares de alta densidad demográfica como Ruanda, Burundi y Kenia occidental

11

En la actualidad, se siembran variedades mejoradas de fríjol voluble en más de la mitad del área de producción de fríjol de Ruanda, un aumento del 45% desde 1985. Los rendimientos de fríjol han aumentado de 0.7 a 1.1 toneladas por hectárea y, en la última década, el país ha pasado de ser importador neto a ser exportador de fríjol, con exportaciones avaluadas.

12

La adopción de variedades mejoradas de yuca producto de la investigación del CIAT y sus socios en el sureste asiático ha generado beneficios por un valor cercano a los US$12 mil millones en los últimos 20 años. 

13


La variedad de yuca KU 50, mejorada por científicos del CIAT y de la Universidad de Kasetsart en Tailandia, está mejor adaptada a una más amplia diversidad de condiciones de siembra, tiene menos impacto en la calidad del suelo y produce raíces con alto contenido de almidón. Entre 1993 y 2011, los agricultores tailandeses de yuca obtuvieron ganancias de la KU 50 por un valor estimado en US$1.560 millones.

14

En 2003, el CIAT y sus socios liberaron una nueva variedad de yuca, Nataima-31, mejorada para conferirle resistencia al piojo harinoso, alto rendimiento y buenas cualidades de cocción. Los rendimientos superaron los de las variedades locales en el departamento de Tolima en Colombia, incluso sin aplicaciones de pesticidas. En la actualidad, Nataima-31 se siembra comercialmente en varias zonas de Colombia, Ecuador y Brasil.

15

 En la década de los setenta, ganaderos en la región de los Llanos en Colombia reemplazaron pastos nativos con variedades seleccionadas de forrajes Brachiaria desarrolladas en el CIAT. La producción de carne por hectárea aumentó de 10 a 15 veces, con beneficios económicos estimados en más de US$1.000 millones

16

Los forrajes sembrados podrían aliviar la grave escasez de alimento animal en África y sustentar su actual revolución pecuaria. Un estudio reciente del CIAT demuestra que sembrar híbridos Brachiaria podría generarle a los pequeños criadores de ganado de África oriental decenas de millones de dólares en ingresos tan solo con el aumento en la producción de leche.

17

El tiempo que tarda en criarse el ganado se redujo de 4 años a casi 20 meses en Brasil gracias a  
Investigación Agropecuaria (Embrapa). Un mejor alimento animal, respaldado por fuertes incentivos fiscales, ya ha generado una reducción significativa en las emisiones de gases de efecto invernadero de Brasil.

18 


El origen del 60% de las variedades mejoradas de arroz liberadas en América Latina y el Caribe se puede rastrear hasta llegar a variedades parentales desarrolladas por el CIAT, según investigaciones prelimi nares. Los beneficios relacionados tienen un valor estimado de US$860 millones para el período 1967–1995. Los consumidores de arroz son los principales beneficiarios, al recibir casi el 60% de todas las ganancias generadas por la adopción de variedades mejoradas.

19


La tercera mayor compañía de bienes de consumo del mundo, Unilever, ha adoptado la Metodología LINK del CIAT para apoyar su Plan de Vida Sostenible. Esta metodología le ayuda a desarrollar relaciones comerciales incluyentes y abastecerse de productos provenientes de pequeños agricultores en todo el mundo.

20


 Tan solo en América Latina, hay más de 50 casos en los cuales la Metodología LINK del CIAT se ha usado como herramienta de desarrollo, evaluación o negocio para forjar modelos empresariales más incluyentes y sostenibles entre las asociaciones de productores y los compradores. 

21

La colección de yuca del CIAT de casi 6.700 accesiones incluye aproximadamente 30 especies de parientes silvestres de la yuca. Mejoradores en todo el mundo están usando estas especies para producir variedades de yuca con más proteína y mayor resistencia a la sequía y enfermedades.

22


 Los científicos del CIAT están a un año de definir el pangenoma de la yuca. Esto permitirá identificar genes responsables de aumentar los rendimientos, impulsar el contenido de proteína y mejorar la resistencia ante plagas. Además hará posible el mejoramiento de yuca in silico (por simulación computarizada) para establecer las combinaciones más efectivas de plantas parentales para producir progenie con los rasgos más valiosos.

23

Tras el genocidio de 1994 en Ruanda – dado que las instalaciones de recursos genéticos fueron destruidas y las semillas consumidas – centros de CGIAR lanzaron un proyecto llamado “Semillas de Esperanza” para asegurar que a los agricultores de Ruanda se les proporcionaran las variedades de semillas que tenían antes, adecuadas para su suelo y clima, y resistentes a plagas y enfermedades locales. Durante la siguiente década, el CIAT, Catholic Relief Services (CRS) y CARE Noruega colaboraron en una serie de ayudas de semilla y guías de seguridad de sistemas de semillas.

24

 Científicos del CIAT en el banco de germoplasma de Kawanda en Uganda salvaguardan la mayor colección de fríjol en África. Los mejoradores de fríjol de África oriental están usando esta diversidad para desarrollar nuevas variedades ricas en hierro y tolerantes a la sequía. Cinco de ellas fueron liberadas en Uganda en 2016.

25


Los primeros fríjoles ricos en hierro y resilientes a la sequía fueron liberados en Uganda y distribuidos a Tanzania, Malawi, Kenia, Madagascar, Etiopía y Sudán del Sur en 2016.

26

 Después de que el Huracán Mitch avanzara rpidamente por Centroamérica en 1998, el equipo de Sistemas de Información Geográfica del CIAT trabajó con la Agencia Espacial Canadiense para ayudar a los socorristas a identificar las zonas más afectadas y determinar los cultivos y sitios adecuados para la resiembra. 

27


Científicos del CIAT han descubierto 30 nuevos tipos de fríjoles que “vencen el calor”, capaces de manejar un aumento promedio de temperatura de 4 grados centígrados.

28


 Los pastos forrajeros Brachiaria seleccionados pueden ayudar enormemente a mitigar el cambio climático gracias a su capacidad para inhibir la nitrificación, un proceso natural que causa la conversión de nitrógeno en óxido nitroso (N2O), un gas de efecto invernadero 300 veces más potente que el CO2. Con el aumento de hasta siete veces en el uso de fertilizantes de nitrógeno desde los setenta, enfrentar la nitrificación es crucial para combatir el cambio climático. 

29


En 2014, 170 productores de arroz con 1.800 hectáreas en el departamento de Córdoba, Colombia, evitaron grandes pérdidas económicas en costos de producción, siguiendo la recomendación de dejar pasar una temporada de siembra porque se aproximaba una sequía. La recomendación, proveniente de FEDEARROZ, la asociación de productores de arroz del país, se basó en simulaciones climáticas del CIAT.

30

En 2015, el CIAT y sus socios emplearon modelos climáticos y de cultivos para mostrar el posible impacto del cambio climático en África subsahariana y, por primera vez, cuándo debían implementarse cambios en políticas y prácticas para evitar la pérdida de aptitud en cultivos claves de primera necesidad como maíz, frijol y banano.

31


 Las investigaciones del CIAT y CCAFS llevaron al Gobierno de Nicaragua a priorizar la adaptación de pequeñas fincas de café y cacao al cambio climático en su Plan Nacional de  inversiones, entre ellas US$24 millones del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) para contribuir a financiar esos esfuerzos de adaptación.

32

En Colombia, Terra-i – una herramienta para el monitoreo de la deforestación en casi tiempo real, desarrollada por el CIAT y sus socios – reveló una masiva deforestación que sucedía en 2008 y 2009. El Gobierno colombiano usó la información para revisar sus estimados y fijar nuevos objetivos para enfrentar la deforestación antes de las negociaciones de la Cumbre sobre el Clima de 2009 en Copenhague. 

33



En Perú, Terra-i está siendo utilizada por el Ministerio del Ambiente como el sistema oficial de alarma temprana para cambios en la cobertura y el uso de la tierra, generando una actualización mensual o sistema de alerta e identificando zonas de alto riesgo de deforestación.

34


Las investigaciones del CIAT ayudaron a diseñar el Fondo de Agua Tana-Nairobi, que fue  primero en su género en África, es un esquema público-privado que busca aumentar la productividad de las fincas río arriba, mejorando al mismo tiempo el suministro de agua y reduciendo costos en energía hidroeléctrica y agua potable río abajo. Se espera que genere US$21.5 millones en beneficios a largo plazo para los kenianos, incluidos agricultores y empresas.

35

El trabajo de investigación del CIAT ayudó a poner un valor a los servicios ecosistémicos en la cuenca del río Cañete del Perú. En 2014, el Congreso Nacional aprobó una ley para promover mecanismos de compensación para compartir equitativamente los beneficios económicos de lo
 servicios vitales que ofrecen los diversos ecosistemas del país.

36


Virólogos del CIAT han desarrollado una técnica diagnóstica para detectar eficazmente la presencia de virus que infectan la yuca, incluidos aquellos asociados con la enfermedad de cuero de sapo de la yuca. 

37

 En 2014, científicos de la Universidad Agrícola de Bogor en Indonesia liberaron unas 3.000 avispas parásitas con apoyo del CIAT y la FAO para impedir la invasión del piojo harinoso de la yuca. Respuestas de biocontrol similares fueron implementadas en Vietnam en 2013 y Tailandia en 2010, así como en África en los ochenta, en donde salvó la suma de US$20 mil millones para el sector yuquero. La introducción de la avispa en África por parte del IITA fue reconocida como uno de los programas de control de plagas más exitosos del mundo.

38

Más de 30.000 pequeños agricultores en Kenia, Etiopía, Tanzania y Uganda han acogido la versión sostenible adaptada al clima de un sistema novedoso de producción de cultivos llamado “empujar y jalar”, desarrollado por el Centro Internacional de Fisiología y Ecología de Insectos (icipe), que busca la eliminación del barrenador del tallo, una plaga devastadora del maíz y otros cereales. El sistema de “empujar y jalar” integra pastos Brachiaria tolerantes a la sequía desarrollados por el CIAT como un cultivo “trampa” para la plaga, sirviendo a su vez como alimento para el ganado.

39

 Los perfiles nacionales de agricultura sostenible adaptada al clima (ASAC) producidos por el CIAT, CCAFS y sus socios están ayudando a los países a dar el próximo paso en la implementación de sus planes de mitigación y adaptación al cambio climático. Los perfiles detallan las consideraciones de ASAC específicas del país y resaltan su relación con la adaptación, mitigación, productividad, instituciones y financiación.

40


La adopción mediante investigaciones participativas de sistemas agroecológicos de producción, como Quesungual en Honduras, Nicaragua y El Salvador, ha ayudado a restaurar la humedad del suelo, evitar la erosión, reducir la deforestación y mitigar los impactos del cambio climático al reemplazar prácticas de tala y quema con métodos de “corte y mantillo”, que mantienen la cobertura de los árboles. El sistema agroforestal Quesungual de corte y mantillo fue desarrollado originalmente por la FAO a principios de los noventa.

41

 Formando poco a poco una capa arable en los suelos ácidos infértiles de las sabanas de la región de los Llanos en Colombia a principios del nuevo siglo, los agricultores pudieron aumentar enormemente su productividad y retornos económicos sobre sus inversiones. Esto gracias a prácticas de mejoramiento y conservación de suelos, incluidas la rotación de cultivos y pasturas, labranza correctiva vertical, corrección de deficiencias de nutrientes en el suelo y la siembra de forrajes mejorados adaptados a los suelos ácidos de la región.

42


El CIAT contribuyó a la difusión de principios de manejo integrado de la fertilidad del suelo (ISFM) al aportar recursos de información para la Iniciativa de Salud del Suelo Africano (2007) de la Fundación Bill & Melinda Gates. El ISFM involucra prácticas adaptadas a condiciones locales, incluido el uso de fertilizantes, insumos orgánicos y cultivos mejorados.

43


 A través de la Alianza Panafricana de Investigación en Fríjol (PABRA), creada por el CIAT en 1996, más de 550 variedades mejoradas de fríjol han sido liberadas en África subsahariana, y millones de hogares agrícolas han tenido acceso a semilla de calidad. PABRA actualmente trabaja para mejorar la producción de fríjol y acceso a él en 30 países. 

44


Desde que el CIAT creó el Fondo Latinoamericano para Arroz de Riego (FLAR) en 1995, el Fondo ha evolucionado convirtiéndose en una organización regional sólida que reúne a 36 socios de los sectores público y privado de 17 países, que influye en casi un 80% de las 27.8 millones de toneladas de arroz producido en América Latina y el Caribe.

45

Desde la década de los noventa, el CIAT ha promovido el modelo de “Alianzas de Aprendizaje” en Centroamérica y África como una manera de ampliar exitosamente el impacto en el desarrollo. Las Alianzas de Aprendizaje pueden entenderse como un proceso en el que investigadores y profesionales en el desarrollo unen esfuerzos, habilidades y fondos, y en donde los resultados de investigación se comparten, se adaptan, se usan y se innovan para convertir eficazmente los hallazgos de investigación en resultados para el desarrollo.

46


Durante cinco décadas, el CIAT ha recibido en sus instalaciones a decenas de miles de investigadores visitantes de universidades, el sector privado, otros centros de CGIAR y organizaciones locales, para colaborar en proyectos de investigación.

47

 El CIAT cocreó la Red Africana de Biología y Fertilidad del Suelo (AfNet) en 1988 a fin de formar las capacidades de instituciones africanas para llevar a cabo investigación en el manejo interdisciplinario e integrado de la fertilidad del suelo (ISFM) a nivel regional e internacional. 

48

El CIAT ha sido mentor de líderes actuales y futuros en ciencias agrícolas, como la Ministra de Agricultura y Recursos Animales de Ruanda, Gerardine Mukeshimana, quien trabajó con Steve Beebe, en ese entonces mejorador de fríjol en el CIAT y actual líder del Programa de Fríjol del Centro, para aportar fundamentos a técnicas de selección frente a la sequía.

49


Rainer Schultze-Kraft, científico emérito del CIAT, recibió el Premio de Amistad 2016 del Gobierno de China, por el trabajo que ha realizado durante largo tiempo con científicos de forrajes tropicales en ese país. El premio – otorgado por el viceprimer ministro de China Ma Kai – es considerado el mayor galardón que puedan recibir expertos extranjeros que trabajen con instituciones de China.

50

El Programa de Investigación en Fríjol de Etiopía liderado por el Instituto Etíope de Investigación Agrícola (EIAR) ganó el mayor premio científico del país – la medalla y la Copa de Oro – por el impacto de su investigación en fríjol, que ha transformado las vidas de millones de agricultores. El Dr. Berhanu Amsalu Fenta, Coordinador del Programa Nacional de investigación en Legumbres de Tierras Bajas, quien recibió el premio en nombre del EIAR, fue en su momento estudiante de doctorado apoyado por el CIAT. 


Gracias amable visitante por su valioso tiempo al leer este informe .